Poecology

Issue 2

 

 

harold terezón

 

Matanza

 
 

When I asked her about it,
Mama Licha would instead
tell me about the tiny & lovely
pink roses she loved back home
 
 
Hace tiempo, un torito pinto y bonito se enamoró de la luna. Pero la luna tan linda y preciosa se
enamoró del sol. Qué tristeza del pobre torito. Brincando de estrella a estrella la siguió. Pero
ella, en los rayos, se unió con en el sol al amanecer. Triste y cansado, el pobre torito pinto se
sentó así en una de las estrellas. Sus lágrimas cayeron sobre todos los ríos y volcanes. Y así se
quedó en la estrella más alta, quieto, desconsolado. Al escuchar del viento que el sol la
abandonó embarazada al anochecer, el triste pinto torito se murió sentado en la estrella.
Cuando la tierra comenzó a extrañar la sonrisa del torito pinto, tomo sus lagrimas y las hizo
crecer como rosas de su pelaje.

 
 
When I asked her where
these roses grew back home,
she would always say
por todas partes, por todas partes